Bob Dylan (1961), cincuenta años de la grabación de su primer disco tributo a sus mayores del folk



n noviembre se cumplieron cincuenta años de las sesiones de grabación del primer disco oficial de Bob Dylan bajo el auspicio y producción de John Hammond, cazatalentos y directivo de la CBS, quien desde el primer momento apostó por este joven músico que actuaba con regularidad en cafés y clubes del Greenwich Village. Durante los días 20 y 22 de noviembre de 1961, en el estudio A de Columbia en Nueva York, el juglar empezó una carrrera discográfica galopante y creativa como hasta entonces nadie, en tan corto espacio de tiempo, había emprendido con acierto. Y eso que este primer disco fue un auténtico fiasco, se comenta que se vendieron poco más de cinco mil ejemplares, pero el joven Dylan, barbilampiño y con carita de no haber roto un plato en su vida, tal y como Don Hustein le inmortalizó para la portada del álbum, estaba predestinado a prender la mecha que convulsionaría la música popular estadounidense, esa que nos habla de la insolidaridad, la desigualdad y el desarraigo de los que viven al margen de la sociedad, de los trotamundos viajeros en los vagones de los mercancías, el artista asumía este legado abriéndose paso en el ambiente folk y escribiendo nuevas historias de la gran ciudad, a la que dedicó una de sus primeras composiciones, la única enteramente suya en música y letra publicada en el disco, que vería la luz el 19 de marzo de 1962 con el kilométrico título de Bob Dylan, a bright new name in folk music. En Talkin' New York, el juglar nos habla de aquellos días:





Bob Dylan se había granjeado desde su llegada a Nueva York una buena amistad con músicos del ambiente folk en torno al Greenwich Village, de ellos aprendió técnicas y un corpus musical de impresionante riqueza y sensibilidad, sobre todo la que emanaba del mítico Woody Guthrie, quien fue su paradigma en la concienzuda tarea de escribir contra el poder establecido. Tuvo además la fortuna de captar la atención de Robert Shelton, periodista del New York Times, quien escribió a su favor un panegírico tras verlo actuar en el Gerde's Folk. Fue Shelton, bajo el seudónimo de Stacey Williams, quien escribiría las notas de la contraportada del álbum. El talento artístico de Don Hustein ocuparía la portada con esa singular imagen del joven juglar atildado con su gorra a lo Huckberry Finn. Del objetivo de la cámara de Hustein saldría también la mítica portada de The Freewhelin, el siguiente álbum de Dylan. La joven Suze Rotolo, novia del músico tras su llegada a la gran ciudad, colaboró con su presencia y sugerencias estilísticas a configurar la imagen con la que Dylan se presentaría ante el público. Para este disco, Dylan versionó canciones del corpus tradicional estadounidense y otras compuestas por músicos folk del momento como el mencionado Guthrie, Blind Lennon Jefferson, Bukka White o Eric Von Smidth, entre otros. De aquellas sesiones de grabación, la producción optó por dejar como descartes algunas canciones que décadas después se publicarían en la serie Bootleg. Algunos de los outtakes famosos de este álbum son He was a friend of mine, Man on the street, Ramblin' round y la tradicional y excepcional en mi opinión House Carpenter.

"Por entonces, en mi interior notaba una emoción violenta y airada. Yo no hacía más que tocar la guitarra y la armónica y cantar esas canciones, y eso era todo. El sr. Hammond me preguntó si quería cantar alguna de ellas una y otra vez y le dije que no. No podía imaginarme cantando la misma canción dos veces seguidas. Eso era espantoso" (B. Dylan, 1962)


Guitarra acústica Gtibson J-50 con la que Bob Dylan (en la imagen en su apartamento de NY) grabó en 1961 para la CBS. Abajo, la armónica Honner blues harp usada durante aquellas sesiones. 

El primer álbum de Bob Dylan aportaba una riqueza estilística singular, que se definiría un año después con las composiciones de Freewhelin'. Arranca el disco con una divertida You're no good, donde el juglar ya nos marca la senda folk y blues que definirá este primer trabajo, que tiene sus partes inquietantes, como las reiteradas referencias a la muerte y soledad con el que el juglar sorprende en las canciones In my time of dyin', Man on constant sorrow, Fixin' to die y See that my grave is kept clean, hábilmente interpretadas, o por su riqueza estilítica en Freight train blues y Gospel plow. Su habilidad con la armónica y su tosca, pero efectiva y personal manera de tocar la guitarra sobresalen en canciones como Pretty Peggy-O y en Baby let me follow you down, ambas encierran a un Dylan genuino, recuerdo ahora que fueron las dos canciones junto con Talkin' New York que me impresionaron la primera vez que escuché el vinilo. Y luego está Song to Woody, el tributo que Dylan rinde a su maestro Woody Guthrie, a quien no le importó que el juglar copiara acorde por acorde su 1913 Masacre Blues con el fin de incorporar una nueva letra, un sentido poema a toda es buena gente que le ayudó en aquellos duros y fríos primeros días.


Song to Woody: 

"Aquí estoy, a mi millas de casa. Voy por un camino que otros hombres recorrieron. Contemplo un mundo de gente y de cosas. Tus miserables y campesinos, tus príncipes y reyes. Hey, Woody Guthrie. Te he escrito una canción sobre un viejo mundo extraño que no deja de avanzar. Que parece enfermo y está hambriento, cansado, hecho jirones. Que parece morir y apenas ha nacido. Pero yo sé que tú sabes todas las cosas que estoy diciendo y muchas más. Te canto esta canción, pero nunca más cantaré lo suficiente porque no hay muchos hombres que hayan hecho lo que tú. Va también por Cisco y por Sonny y por Leadbelly también, y por toda la buena gente que viajó a tu lado. Va por los corazones y las manos de los hombres, que vienen con el polvo y se van con el viento. Partiré mañana, pero podría partir hoy. Algún día, camino adelante. Lo último que querría hacer en esta vida es decir que también he rodado medio mundo". (Manuscrito de puño y letra de Bob Dylan con los versos de esta canción)



Notas de la contraportada escritas por Robert Shelton y traducidas por el periodista Diego A. Manrique.

Columbia Records se enorgullece de presentar una nueva gran figura de la música folk americana: Bob Dylan. Ha sido grande la excitación causada por este joven desde noviembre de 1961, cuando se presentó con su guitarra para grabar este LP en dos sesiones en un estudio de Columbia. Ocurre que, a sus veinte años, Dylan es el artista más insólito entre las nuevas figuras de la música folklórica americana. Su talento se expresa en muchas facetas. Es uno de los cantantes blancos de blues más impresionantes que hayan grabado. Es un compositor dotado de inteligencia y habilidad excepcionales. Su destreza como guitarrista y armonicista es poco común. Bob Dylan lleva menos de un año en Nueva York y ya ha causado una conmoción en los ambientes del folk. Sus entusiastas “fans” gritan sus alabanzas. Sus devotos han hallado en él la imagen de un rebelde que canta, un vagabundo chaplinesco de la música, un Woody Guthrie juvenil o una síntesis de varios de los mejores cantantes de blues rurales.


Canciones publicadas en Bob Dylan (1962)


You're no good
Talkin' New York
In My Time Of Dyin'
Man Of Constant Sorrow
Fixin' To Die
Pretty Peggy-O
Highway 51
Gospel Plow
Baby Let Me Follow You Down
House Of The Risin' Sun
Freight Train Blues
Song To Woody
See That My Grave Is Kept Clean


Si queréis saber más sobre la grabación de este álbum os recomiendo la lectura del libro de memorias de Dylan, titulado Crónicas volumen 1, en el que el juglar escribe sus primeros días en Nueva York. Y, por supuesto, escuchar el disco, ha pasado mucho tiempo pero aún resultan prodigiosos aquellos acordes.


Read more...

Precious angel, Toronto 19 abril 1980. Dylan canta a su 'Queen Bee' por el camino de Etiopia

Para Salva, a quien le gustan estas canciones corales dylanianas.


Pegadiza hasta la médula, Precious angel es una de las melodías más ricas en matices de ese espléndido, creativo y gospeliano álbum que es Slow Train Coming (1979), el primero de la trilogía discográfica orquestada bajo la liturgia de su conversión al cristianismo evangélico. Con la inspiración de ese artista que se convulsiona motivado por una fuerza interior que le desborda, Dylan crea una música genuina con la inestimable y enriquecedora colaboración de Mark Knopfler, que aporta el contrapunto de su majestuosa técnica de guitarrista, la cual puede apreciarse en la versión original y no en ésta de Toronto que selecciono para el blog. El concierto pertenece al tercero de los cuatro conciertos ofrecidos en la ciudad canadiense, con los que Dylan arranca su tercer tour gospel desde que en 1979 el juglar se echara a la carretera para la presentación de su nuevo álbum, cuyas canciones, entre ellas Precious Angel, cobran en abril de 1980 una dimensión más profunda gracias a los arreglos introducidos a lo largo de las actuaciones y a la intensidad interpretativa con la que Dylan llega a un público que, aunque le reclama insistentemente que toque sus clásicos, acepta de buen grado el nuevo mensaje.

Preciosus Angel fue grabada el uno de mayo de 1979 en los Muscle Shoals Sound Studio de Sheffield, Alabama, y está considerada tributo a Mary Alice Artes, quien ayudó a Dylan durante su periodo de conversión al cristianismo en la Vineyard Fellowship de Los Ángeles, donde el juglar asistió a cursos de lecturas bíblicas. La relación de Mary Alice Artes y Dylan no es nueva y ya el músico  la citó en el reparto de producción en las grabaciones del anterior disco, Street Legal, a la que alude con el seudónimo de Queen Bee (abeja reina). La literatura popular sobre el músico señala una relación personal entre ambos y que canciones como Groomstill waiting at the altar (del disco Shoot of love, 1981) y el descarte Caribbean wind, del mismo álbum están dedicadas a Mary Alice. Son elocuentes, desgarradores, metafóricos de un mundo que necesita creer, esos versos fraseados con verdadera sinceridad al más puro estilo dylaniano:  Eres la reina de mi carne, chica, eres mi mujer, eres mi alegría, eres el candil de mi alma, e incendias la noche, pero hay violencia en los ojos, chica, no nos dejemos tentar viendo desde Egipto al tribunal de Cristo por el camino de Etiopía.  Precious Angel cobra especial relevancia en otros directos, como en San Francisco (16 de noviembre de 1979), y en el Rainbow Music Hall de Denver el 22 de enero de 1980.


Escucha aquí la versión de Precious Angel en Toronto:





Ángel preciado

Ángel preciado bajo el sol
¿cómo iba a saber que tú serías
quién revelaría mi ceguera y mi perdición
con tan frágiles cimientos que me sostenían?

Ahora hay una guerra espiritual, la carne y la sangre se pudren
o tienes fe o no la tienes y no hay terreno neutral.
El enemigo es astuto, ¿cómo es posible que nos engañen tanto
cuando la verdad está en nuestros corazones y aún seguimos sin creer?

Arroja tu luz sobre mí
sabes que no puedo hacerlo solo
estoy demasiado ciego para ver

Mis supuestos amigos están hechizados
me miran a los ojos y dicen: "Todo va bien"
¿Se imaginan las tinieblas que descenderán desde lo alto
cuando los hombres supliquen a Dios que los mate y no logren morir?

Hermana, déjame que te cuente una visión
sacabas agua para tu esposo, sufrías bajo el yugo de la ley
le hablabas de Buda, acto seguido le hablabas de Mahoma
pero jamás mencionabas al Hombre que vino a morir como un bandido.

Ángel preciado, tú me crees cuando digo
que ningún hombre nos quitará lo que Dios nos ha dado
estemos cubierto de sangre, sabes que nuestros antepasados fueron esclavos
ojalá hayan encontrado clemencia en sus osarios

Eres la reina de mi carne, chica, eres mi mujer, eres mi alegría,
eres el candil de mi alma, chica, e incendias la noche,
pero hay violencia en los ojos, chica, no nos dejemos tentar
viendo desde Egipto al tribunal de Cristo por el camino de Etiopía

Arroja tu luz sobre mí
sabes que no puedo hacerlo solo
estoy demasiado ciego para ver.

Read more...

Highway 61 (#3) : Cecilia versiona 'Blowin' in the wind', recogida ahora en un álbum aniversario







Cecilia: Blowin' in the wind






La cantante Cecilia, fallecida hace 35 años en un accidente de tráfico, versionó en 1974 el clásico dylaniano Blowin' in the wind para el programa A su aire, de RTVE, que ahora se publica en un disco de versiones inéditas procedentes de sus actuaciones en directo para radio y televisión. 'Blowin', a la que Cecilia se refiere como una canción "que es todo preguntas" es interpretada con ese peculiar estilo melódico de la cantante subrayando cada verso para que su significado no pase desapercibido por la audiencia. El disco ofrece además otras joyas inéditas de la cantante y que rinden tributo a toda una generación, esa que adoptó un compromiso político-social en leyendas como We shall overcome, del maestro Pete Seeger, o en mitos del estilo The boxer y Puentes sobre aguas turbulentas (de Simon &Garfunkel), y las versiones para coleccionistas de Un millón de muertos en inglès, así como un boceto de Daddy don't close the light.

Vídeo que recoge la actuación de Blowin' in the wind.

Read more...

Not dark yet, poema y balada de una mente fuera del tiempo. Rotterdam, 27-9-2000


A la memoria de Brian Feinstein.



Uno de los poemas más bellos de Dylan convertido en una hermosa balada. Escucharla en directo eriza el vello, tan rica en matices como en el fraseo interpretativo. Aquella noche de septiembre en Rotterdam el arte de este músico llegó a cotas impresionantes, un sonido limpio de una banda conjuntada que borda las versiones acústicas con una maestría indomable. La canción se desliza suavemente mientras el juglar va rompiendo el hielo verso a verso, desnudando su alma mercurial, transmitiendo sus más puros sentimientos, sus lamentos salen herrumbrosos a través de la armónica, en una incontestable confesión de un destino incierto, de unas heridas que aún no han restañado (detrás de todo lo hermoso siempre hubo algún dolor) hasta que el público no puede seguir impertérrito, es demasiado lo que está escuchando, y tras el fraseo corrido en I can't even remember what it was I came here to get away from (ni siquiera recuerdo de qué venía huyendo) se arranca en un aplauso incontenible, sincero, este es nuestro Dylan.

Grabada en enero de 1997 para el álbum Time out of mind, la balada tiene una fuerza propia dentro de este trabajo que situó a Dylan en uno de los momentos discográficos más álgidos de su carrera musical, unos ecos nada gratuitos como demostraría a lo largo de la gira de 2000 por Europa, derrochando un torrente musical y artístico de lo más genuino y dylaniano. Desde su debut en directo en Columbus (Georgia) en octubre de 1997, Not dark yet siempre ha sido bien aceptada por un público ávido de baladas del juglar. Una expresión de buen hacer que ha sido versionada por otros músicos, del que destaco la maravillosa intepretación que de Not dark yet hizo Eric Clapton el 20 de mayo de 2009 en el londinense Royal Albert Hall, fantástica sin discusión. También han dejado su huella en esta balada Roby Hitchcock para la BBC en 2005 y Jimmy Lafave, ambos en clave acústica.


Escucha aquí la versión de Not dark yet 
en el concierto de Rotterdam, 27-9-2000


En este vídeo podrás ver la versión oficial
de esta canción editada en el álbum Time out of mind


Aún no ha oscurecido

Caen las sombras y aquí he pasado el día
el calor me quita el sueño, el tiempo se escapa
diría que mi alma se ha vuelto de acero
todavía tengo las cicatrices que el sol no ha curado
ni siquiera hay espacio para estar en ningún lado
aún no ha oscurecido, pero ya falta menos

Mi humanidad se ha ido al garete
detrás de todo lo hermoso siempre hubo algún dolor
ella me escribió una carta muy cordial
puso por escrito lo que tenía en la mente
pero yo veo siquiera por qué debe importarme
aún no ha oscurecido, pero ya falta menos

Estuve en Londres y en la alegre París
seguí el curso del río y llegué hasta el mar
acabé en el fondo de un mundo mentiroso
y ya no busco nada en los ojos de nadie
llevo una carga que a veces no logro soportar
aún noha oscurecido, pero ya falta menos

Aquí nací y aquí moriré contra mi voluntad
sé que parezco moverme, pero sigo quieto
tengo los nervios embotados y ausentes
ni siquiera recuerdo de qué venía huyendo
ni siquiera oigo el murmullo de un rezo
aún no ha oscurecido, pero ya falta menos.

Pie de foto: Ilustración de libro Highway revisited. 13 canciones de dylan adaptadas al cómic. Not dark yet, por Zep.

Read more...

Dignity, el genial descarte en honor a 'Pistol Pete' brilla en el Unplugged para la MTV (1994)



Era el reclamo en 1994 cuando Columbia se sacó de la manga el tercer volumen de grandes éxitos del juglar, Dignity se situaba entre Jokerman y Silvio, rivalizando con colosales números uno como Tangled up in blue, Hurricane, Knockin' on heaven's door y demás canciones que cambiaron época. Ya teníamos la experiencia cuando en 1971 se publicó el segundo volumen plagado de canciones legendarias y con la sorpresa mayúscula de ¡cinco temas inéditos! La fama precede estas cosas y Dignity logró suscitar el interés de los coleccionistas. Escuchar esta canción por primera vez fue una experiencia voluptuosa, un nuevo Dylan daba rienda suelta a esa imaginación fresca e intuitiva que le caracteriza. Cuando los rumores corrieron se supo que la canción era un descarte de Oh Mercy (1989), el álbum que resucitó discográficamente al juglar bajo la batuta e ingenio de Daniel Lanois. La canción tiene una magia propia, garra y fuerza para merecer la estrella de aquel álbum, y sin embargo se quedó fuera esperando tiempos mejores, como Series of dream, cuyos acordes también se escucharon aquellos días por las calles de Nueva Orleans, el miedo que atenazaba a Dylan de no encontrar a sus musas obligó a estos descartes a madurar como el buen vino. Esta versión publicada en el grandes éxitos es la que más me agrada; en 2000 la discográfica incluyó la versión original de estudio en la recopilación The Esential, muy buena, como también las dos interpretaciones alternativas, una en clave acústica con banda y otra —el prototipo— acompañado solo al piano, en estado puro, desnudando sus sentimientos en un fraseo emocional, ambas incluidas en la colección Tell Tale Signs (de la Bootleg Series, volumen 8), Dignity se había convertido en la estrella de los recopilatorios. La grabación del concierto del Unplugged para la MTV en 1994 hizo que esta canción alcanzase su mérito en directo, en una interpretación acústica y banda en sorprendente sintonía. Esta versión también se incluiría en el Live 1961-2000 editado solo para Japón en 2001.

Dignity fue compuesta durante una tarde noche de 1989, según describe Bob Dylan en Crónicas Vol.1, su libro de memorias, y tuvo en la muerte de Pistol Pete Marovich (1947-1988), jugador de baloncesto de los New Orleans Jazz el motivo de su inspiración. Pero no sólo la memoria del infortunado jugador, al que el músico conocía, mereció su momento de gloria en la musicología dylaniana, otros personajes y lugares con más o menos fortuna, ya que no todos los nombres resistieron hasta el final, desfilaron por la letra, a la sazón El tipo equivocado, Blanquito, el Tullido, la Virgen María, el Big Ben, el Príncipe Felipe, Mary Lou... Dylan recuperaba su inspiración a marchas forzadas cuando no apostaba un centavo por su futuro. "Escuché la pieza entera en mi cabeza —describe en el libro—, el ritmo, el tiempo, la línea melódica, sería capaz de retenerla para siempre. El viento nunca me la arrancaría de la mente. En canciones como ésa las cosas no parecen tener fin".

A lo largo de la década de los noventa (excepcionalmente), pero sobre todo durante los tres primeros años del nuevo milenio, Dignity se escuchó profusamente por los escenarios del mundo. Kerkrade (1995), Munster (Alemania) y Anaheim (California ambos en 2000 y Niágara Fall, en 2003 con fantásticas versiones, que menguaron en 2004 cuando la canción quedó sumida en el olvido, rescatada sólo una vez en 2009 durante el concierto en Hannover con una interpretación lenta y monótona. A partir de ahi, un silencio ingrato para Dignity. Otros músicos, sin embargo, reavivaron la nobleza de esta canción, versionándola con sumo acierto, como Elliot Murphy en clave acústica y la excepcional de Joe Cocker durante su actuación en marzo de 2007 en la ciudad suiza de Montreux. 

Vídeo que recoge Dignity durante la actuación de Dylan para la MTV 


Dignidad

El gordo busca en una cuchilla de acero
el flaco busca en su última comida
el hombre hueco busca en un campo de algodón
la dignidad.
El sabio busca en una brizna de hierba
el joven busca en las sombras que pasan
el pobre busca a través de la vidriera
la dignidad.
Alguien fue asesinado en Nochevieja
alguien dijo que la dignidad se fue primero
me adentré en la ciudad, me adentré en el pueblo
me adentré en la tierra del sol de medianoche
Busco por aquí y allá
busco en los sitios que conozco
en todas partes pregunto a los polis
¿Han visto la dignidad?
El ciego sale de su trance
con las manos en los bolsillos de la fortuna
esperando hallar un caso
de dignidad.
Fui a la boda de Mary Lou
y me dijo: "No quiero que me vean hablando contigo"
Me dijo que podían matarla si me contaba lo que sabía
sobre la dignidad
Bajé adonde comen los buitres
hubiera avanzado más, pero no hacia falta
oí lenguas de ángel y lenguas de hombre
eran iguales para mí
El viento helado corta como un cuchillo
hay una casa en llamas, deudas sin pagar
me quedaré en la ventana, le preguntaré a la doncella
¿Has visto la dignidad?
El bebedor escucha una voz que le habla
entre el gentío de un cuarto lleno de espejos tapados
busca en años perdidos y olvidados
la dignidad.
Vi al príncipe Felipe en la casa del blues
me dijo que si no aparecía su nombre me daría información
pero antes quería dinero, dijo que lo había maltratado
la dignidad.
Pisadas que avanzan por la arena plateada
pasos que se adentran en la tierra de los tatuajes
vi a los hijos de las tinieblas y a los hijos de la luz
en las ciudades fronterizas de la desesperación.
No tengo donde esfumarme, no tengo abrigo
la corriente del río sacude mi barca
intento leer la nota que alguien ha escrito
sobre la dignidad.
El enfermo busca la cura de un doctor
busca en sus manos las líneas que allí hubo
y en las obras maestras de la literatura
la dignidad.
Un inglés encallado en el vendaval de un alma negra
se pasa el peine, su futuro es tenue
se arma de valor y busca en su interior
la dignidad.
Alguien me mostró un retrato y yo me reí
la dignidad no sale en las fotos
entré en el debe, entré en el haber
en un valle de sueños resecos como huesos.
Tantos caminos, tanto en juego,
tanto callejón sin salida, estoy en la orilla del lago,
a veces me pregunto qué hace falta
para encontrar la dignidad.

Pie de foto: Dylan durante un momento de la grabación de Dignity para la MTV; abajo, el jugador de baloncesto Pistol Pete Marovich.

Read more...

Dylan cierra hoy en Londres su gira europea con más incertidumbres que momentos estelares



Esta noche el HMV Hammesmith Apollo abrirá de nuevo sus puertas para el tercero de los conciertos contratados en Londres con el que Bob Dylan concluirá la esperada gira de otoño por Europa compartiendo cartel con Mark Knopfler, quien aparte de actuar con su banda en la primera parte, suele acompañar a Dylan en las cuatro primeras canciones de su repertorio. Londres es un escenario talismán para este juglar, el día de su desembarco en la isla contaba con el aval de haber vendido todas las entradas para las tres actuaciones. Lleva Dylan la friolera de treinta conciertos este otoño manteniendo una regularidad asombrosa, con un bagaje musical propio de un artista de su talla. Salta a la vista, no obstante, una evidente monotonía escénica que este maestro de la composición contrarresta con su sorprendente espontaneidad, pero a quien la interpretación, ay, se le viene atragantando desde hace tiempo. He escuchado algunas canciones de varios conciertos de este otoño, del que guardo en la dylanteca el ofrecido en Nottingham el 11 de octubre, donde sonaron interesantes versiones de Visions of Johanna o Nattie Moore. La estrella de su mito, de su legendaria epopeya, de su incontestable versatilidad y originalidad musical es el bien más aquilatado de Dylan y su baluarte sobre los escenarios. Su sola presencia despierta la misma admiración entusiasta que en cualquiera de sus otras facetas artísticas: tan querido como injustamente criticado, estimado y a veces vilipendiado, pero siempre impertérrito en el ojo del huracán, nunca pasa desapercibido, sus movimientos son seguidos por sus fieles parroquianos con auténtica dadivosidad. Esa legión de incondicionales asusta por la fe ciega que profesan sobre el artista, acostumbrado a desmitificar cuantas etiquetas arrastra desde sus comienzos. No es censurable que el mundo dylaniano se exprese así, acaso hemos aprendido de Dylan sus más certeros mensajes, aunque no las formas, por lo que creo que sobra tanto el fervor desmedido como la crítica destructiva. Y esto viene a recuento de una gira que, en mi opinión, ha pasado con más incertidumbres que momentos estelares, los ecos de sus conciertos se han quedado al pairo de la tormenta, a lo mejor se esperaba demasiado, pero esta es su segunda incursión a Europa en un año y la apuesta era muy alta. A veces creo que el público que acude a sus conciertos lo hace con evidente intención de admirar, al menos una vez en su vida, a su artista más idolatrado, yo al menos así lo hice en las tres ocasiones que asistí a sus conciertos, de los que guardo un recuerdo desigual de sus actuaciones en 1989, 2004 y 2008. En la actualidad, Dylan sorprende favorablemente más en estudio que en directo y esto, aunque pueda significar una herejía, es algo de lo que me voy convenciendo a la vista de los juegos de este nómada en permanente revival.

Read more...

Highway 61 (#2): Janis Joplin, Eddie Brickell, Gillian Welch y Avril Lavigne


Janis Joplin: Dear Landlord
Eddie Brickell and The News Bohemians: A hard rain a gonna fall
Gillian Welch y David Rawling: Tonight I'll be staying here with you
A. Lavigne: Knockin' on heaven's door




La cantante estadounidense Janis Joplin, icono de la contracultura y mito del movimiento hippy, rindió tributo a Dylan versionando el clásico Dear Landlord, del elepé John Wesley Harding (1967), durante una grabación para su álbum I got dem ol' Kuxmic Blues again mama!, en 1969, si bien la canción no llegó a formar parte de la lista final quedando durante años como un descarte muy apreciado por los seguidores de esta impresionante intérprete. No sería hasta 1999 cuando en una reedicción de aquel trabajo, ahora en formato cedé, se hiciera justicia incorporando esta versión, junto con otras en directo de su antológico concierto en Woodstock en 1969. Me inclino a pensar que Janis Joplin escogió esta canción al coincidir aspectos profesionales con Bob Dylan, ya que ambos músicos compartían manager, al que Dylan parece dedicar esta canción cuando la relación personal y profesional entre el juglar y Albert Grossman se hallaba más deteriorada y distanciada que nunca. Janis Joplin realiza una impresionante interpretación de Dear Landlord, adaptando la composición a su peculiar estilo roquero,

Escucha aquí Dear Landlord en versión de Janis Joplin.


Eddie Brickell.- Sutíl y sorprendente, esta tejana que empezó su carrera musical a finales de la década de los ochenta del pasado siglo, fue todo un descubrimiento por su atildado y personal estilo folk, un río de creatividad que se vio impulsado en su corriente por la banda News Bohemians. Tuve la oportunidad de ver actuar a Eddie Brickell y su banda en Madrid el 15 de junio de 1989, pues ejercían de teloneros de Dylan durante su gira europea. Eran prácticamente desconocidos, de hecho gran parte del público europeo pasó de largo sus actuaciones, luego se arrepentirían, pero entonces pocos, o casi ninguno, habíamos oído hablar de esta joven artista. Su actuación en Madrid fue muy acertada y guardo un grato recuerdo del que luego descubrí ya era un gran éxito: What I am, del álbum Shooting rubberbands at the stars, publicado un año antes. Pero mi sorpresa fue mayúscula cuando meses después vi la película Nacido el 4 de julio y escuché la formidable versión que Eddie Brickell hacía de A hard rain a gonna fall, del segundo disco de Dylan, The Freewhelin' (1963), una interpretación en clave acústica (fue incluido en su álbum The ultimate collection (2002) que logró incrementar mi interés por esta artista, cuyo valor más aquilatado reside en su estilo, a caballo entre el folk y un rock alternativo.


Vídeo de Eddie Brickell, donde se combinan imágenes de la película Nacido el 4 de julio con la versión de la canción A hard rain a gonna fall, de Bob Dylan.



Gillian Welch.- Junto con David Rowling han versionado canciones de innumerables músicos, de la que destaco Tonight I'll be staying here with you, una pieza maestra del álbum Nashville Skyline, que Dylan grabó en 1969, y que el juglar popularizó con unos sorprendentes arreglos durante la gira de 1975 con la Rolling Thunder Revue. La estadounidense Gillian Welch nos sorprende con esta versión interpretada, en clave acústica, en el Shepherd's Bush Empire de Londres la noche del 29 de julio de 2004. Me agrada los arreglos, pues ha sabido adaptar con acierto el estilo dylaniano, tan esmerado y clarividente en el original de esta canción. 

Escucha aquí a Gillian Welch y David Rowling en la versión Tonight I'll be staying here with you.



Avril Lavigne.- En mi opinión, Avril Lavigne ha versionado como nadie la archiversionada canción Knockin' on heaven's door, del álbum Pat Garret & Billy the Kid (1973), que recoge las composiciones de Dylan para la banda sonora de la película del mismo nombre de Sam  Peckinpah. Y lo hace con gran maestría, con sencillez de medios instrumentales y apoyando una buena causa como la paz. Esta canadiense, conocida en el mundo musical como la princesa del pop punk, realizó esta impresionante versión del clásico de Dylan en 2002 durante la gira My World y fue incluida en un DVD promocional y en el disco Canciones de Paz. La grabación de esta versión se puede escuchar en el vídeo con imágenes intercaladas de un mundo en guerra, donde destacan la sobrecogedora actitud de los niños de la guerra y el comercio de armas.

Vídeo de Avril Lavigne versionando Knockin' on heaven's door.

Read more...

Don't fall apart on me tonight, sencillos acordes para el cierre operístico de 'Infidels', 1983



Todo arranca con un do apoyado seguidamente en un mi menor que trepa hasta el fa para rematar el verso; un re menor y el sol nos preparan para el estribillo. Cinco notas conforman esta bella canción que cierra el álbum 'Infidels', grabado en 1983 y con el que Dylan abre un nuevo periodo tras una trilogía de corte apocalíptico, de gran creatividad artística aunque algo meloso y predicativo en la interpretación en directo, que mantuvo enfrentados a puristas dylanitas y a dylanólogos. Es una de las baladas más románticas de este elepé, junto con Sweetheart like you, pero a diferencia de ésta —más reivindicativa— Don't fall... nos cuenta la lucha del trovador para no perder a su chica: No te vengas abajo esta noche, no creo que pudiera soportarlo. El juego de armónica con el que Dylan arranca esta sinfonía se funde con las guitarras de Mark Knopfler (coproductor del disco) y Mick Taylor y un redoble de batería de Sly Dunbar que llena la atmósfera de un ritmo íntimo y sensual, donde el fraseo del juglar se convierte en un lamento a la esperanza amorosa, pese a claros momentos de rendición, pues sabe que el destino de ambos no les pertenece: No nos veo yendo a ningún lugar, el único sitio abierto está a mil millas y no te puedo llevar.

Don't fall apart on me tonight necesitó dieciséis tomas (algo insólito en Dylan) para su grabación en los estudios Power Station en Nueva York durante los días 11 y 12 de abril de 1983 (definitivamente la voz se sobregrabó entre junio y julio), siendo una de las primeras canciones de Infidels registradas aquellos días. Pese a ser una espléndida canción, Dylan no ha encontrado escenario donde interpretarla en directo, de ahí que los escasos registros sonoros de los que dispongamos se limiten a una toma alternativa en vídeo y a las que se recopilaron en varias cintas piratas, una de las más famosas y completas es Rought Cuts (Infidels outtakes). El cantante Aaron Neville realizó una melòdica versión de esta balada, así como The Broken Chimneys, contribuyendo a popularizarla.


Escucha aquí a Dylan, en la versión oficial de Don't fall apart on me tonight.


No te vengas abajo esta noche

Sólo un minuto antes de que te vayas, chica
Sólo uno antes de que abras la puerta
¿Qué tratas de conseguir?
¿No crees que deberíamos hablar un poco más?
Las calles están llenas de víboras
que han perdido cualquier rayo de esperanza
ya ni siquiera es seguro
el palacio del Papa.

No te vengas abajo esta noche
no creo que pudiese soportarlo.
El ayer es sólo un recuerdo,
el mañana nunca es como se espera
y te necesito, si.

Ven aquí y siéntate, chica,
puedes quedarte con mi silla
no nos veo yendo a ningún lugar
el único sitio abierto está a mil millas y no te puedo llevar
Ojalá hubiera sido médico
tal vez habría salvado alguna vida arruinada
tal vez hubiera hecho algún bien en el mundo,
en vez de quemar todos los puentes que cruzaba.

No soy un gran conversador, chica
así que tal vez no sepas muy bien lo que siento
pero si pudiera te llevaría hasta la cumbre
y te construiría una casa de acero inoxidable
pero estoy como atrapado en un cuadro
que cuelga en el Louvre
Me hace cosquillas la garganta y me pica la nariz
pero sé que no me puedo mover.

¿Quién es esa gente que camina hacia tí? 
¿Los conoces o habrá una pelea?
Sus sonrisas son forzadas y transparentes
¿Pueden decirte lo que está bien o mal?
¿Te acuerdas de la calle St. James
donde deslumbraste a Jackie P.?
Estabas radiante, Clark Gable habría caído a tus pies
jugándose la vida.

Pongámonos bajo la cáscara, chica
basta de minas y bombas,
de decadencia y seducción,
de cariño extraviado,
de dulces fangosos en tus brazos
¿Qué pasó con aquel millonario con baquetas en los calzones?
Parecía atónito y perplejo
cuando tocó y nosotros no bailamos.

No te vengas abajo esta noche

no creo que pudiese soportarlo.
El ayer es sólo un recuerdo,
el mañana nunca es como se espera
y te necesito, si.

Read more...

Bob Dylan's dream, NY, 12-4-1963. "Jamás pensamos que nuestra senda pudiera partirse"


A la memoria de Rosana Nieto, autora del blog Diario de una luchadora.





El sueño de Dylan viajaba nostálgico en esta canción, pasajes de una época anterior, de añoranza de amigos y lugares, el deseo en vano de volver a un tiempo feliz y despreocupado. A un destino impredecible que el juglar quiere moldear para eternizar los momentos, de ahí la profundidad de sus emociones en los lánguidos versos: Con los corazones inquietos, hiciera calor o frío, pensábamos que la vejez llegaría y que seguiríamos alegremente sentados para siempre, pero sólo había una posibilidad entre un millón. Recuerdo este sueño como una de las canciones coral del Freewhelin', segundo álbum oficial de su discografía con el que el juglar de Minnesota se consagra en la bohemia del folk estadounidense. Es una canción de sones agradables y de letra triste y lamentosa, como lo fue el destino del capitán Franklin en su desventurado viaje marítimo en la búsqueda del Paso del Noroeste, allá en las tierras inhóspitas del norte de Canadá, una historia recogida en la canción Lord Franklin grabada por Ewan MacColl. La balada inglesa cantada por los marineros, recordada por el cancionero tradicional y popularizada por el cantante folk Martin Carthy, a quien algún biógrafo dylaniano apunta como el maestro que enseñó los acordes al juglar. Dylan recoge la melodía de esta canción haciéndola suya con nueva letra, interpretándola por primera vez en directo sobre el escenario del sótano del Gerde's Folk city neoyorquino en fefrero de 1963, si bien vuelve con más fuerza en el histórico concierto en el Town Hall de Nueva York el doce de abril, días antes de su grabación oficial el 24 de ese mes en el estudio A de Columbia, del que se conservan las dos tomas de esta canción. Después de esta fecha, Bob Dylan's dream se escucharía en el programa de Stud Terkel el uno de mayo, durante el concierto en la Brandey University el diez, y en el club The Bear en Chicago los días 25 y 26 de mayo, para permanecer en el silencio hasta la gira europea por USA y Europa en 1991 donde Dylan la rescata en clave acústica con banda. Destacaría de esta gira la versión de estos deseos oníricos en New Orleans el 19 de abril..Judy Collins y el legendario Pete Seeger versionaron esta canción en 1966 en una actuación conjunta.


Escucha aquí la versión de Dylan en el Town Hall de Nueva York en abril de 1963  


Este vídeo reproduce la versión de Lord Franklin por
 Micheál O'Domhanaill y Kevin Burke


El sueño de Bob Dylan

Mientras iba en un tren hacia el Oeste
me eché a dormir para reposar
tuve un sueño que me entristeció
relacionado con mis primeros amigos

Con ojos llorosos contemplaba la habitación
donde ellos y yo pasamos muchas tardes
capeando temporales
riendo y cantando hasta la llegada del alba

Junto a la vieja estufa donde dejábamos las gorras
se decían palabras y cantaban canciones
sin desear nada, más o menos felices
conversando y bromeando sobre el mundo

Con los corazones inquietos, hiciera calor o frío
pensábamos que la vejez llegaría
y que seguiríamos alegremente sentados para siempre
pero sólo había una posibilidad entre un millón

Fácil como distinguir el día de la noche
también lo era entre el bien y el mal
nuestra opciones eran pocas y jamás pensamos
que nuestra senda pudiera partirse

Muchos años han pasado y se han ido
muchas partidas se ganaron y también perdido
muchos caminos tomaron tantos amigos
que jamás he vuelto a ver

Deseo, deseo, deseo en vano
que pudiéramos sentarnos en aquella habitación otra vez
diez mil dólares daría sin vacilar un segundo
daría encantado si nuestras vidas fueran como entonces

Read more...

Highway 61 (versiones dylanianas) #1: Cher, Joe & Eddie, The Turtles y Billy Preston en 'Shindig'



Shindig, 1965

Cher: All I really want to do.
Joe y Eddie: Walkin' down the line.
The Turtles: It ain't me babe.
Billy Preston: Maggie's Farm




Iniciamos hoy en La Granja de Maggie una nueva sección en la que traemos, bajo el epígrafe Highway 61 (versiones dylanianas) las interpretaciones que músicos de todo el mundo han realizado de los temas clásicos y contemporáneos de Bob Dylan. Arrancamos hoy con las versiones que durante 1965 se interpretaron en el programa de variedades Shindig, emitido por la cadena de televisión norteamericana ABC —presentado por el disjockey Jimmy O'Neill— y que tuvo en Cher, Joe y Eddie, Billy Preston y la banda The Turtle los principales exponentes de las versiones de canciones del juglar de Minnesota. Shindig acogió durante su trayectoria televisiva a músicos y bandas como The Who,The Rolling Stone, Cisla Black, Bob Diddley, Elvis Presley, The Animals, Donovan, etcétera, lamentablemente Bob Dylan nunca participó en la serie. Estas primeras versiones pertenecen a los álbumes Another side y Bringing it all back home, mientras que la canción Walkin' down the line permaneció inédita hasta su publicación en el Bootleg Series vol 1-3 en 1991. 



La pareja formada por el político Sonny Bono y la actriz y cantante Cher alcanzó un gran éxito musical a a partir de 1965. De ese año data este vídeo que recoge su actuación en el programa, en una interpretación melódica alejada del estilo dylaniano en que fue compuesta All I really want to do.






Walkin' down the line fue grabada en marzo de 1963 como maqueta para las ediciones Witmark y no sería publicada oficialmente hasta 1991. El dúo formado por los afroaemricanos Joe (tenor) y Eddie (barítono) pronto encontraon un hueco en la música  con sus canciones populares, a las que imprimían además estilo como el blues y el jazz. Joe & Eddie participaron en multitud de programas televisivos y llegaron a publicar una veintena de álbumes. Su versión de Walkin' down the line refleja el estilo popular interpretado con maestría, logrando que algunas canciones de Dylan condenadas al ostracismo llegasen al pueblo.





The Turtles lograron con la versión It ain't me babe un éxito sin precedente en su carrera musical, entrando en lo más alto en la lista Billboard de 1965. Esta banda norteamericana mezclaba el pop y el rock psicodélico siendo como fueron precursores del sonido bublegum pop, suenan parecido a The Byrd, quienes popularizarían la canción Mr. Tamborine man. Para ello no hay más que escuchar el siguiente vídeo, en una interpretación melosa de este clásico de amor/desamor dylaniano. It ain't me babe sirvió de título al álbum de esta banda que recoge, además, las versiones de Like a rolling stone y Love minus zero, no limit.




Por último, esta rareza audiovisual de Billy Preston en una sorprendente y magnífica versión de Maggie`s Farm, cuya grabación dura escasamente dos minutos y ha sorprendido durante las últimas semanas en círculos musicales internautas. Preston está soberbio en esta interpretación filmada en el Shindig el 21 de julio de 1965, tres meses después de la publicación del álbum de Dylan Bringin' it all back home, de donde se extrae esta canción, posiblemente estemos ante la primera versión de esta fantástica canción de Bob Dylan.



Read more...
Este es un blog de información y divulgación de la música, la literatura y otras expresiones artísticas de Bob Dylan. Fue creado el 15 de enero de 2009, sin ánimo de lucro, con el fin de que la obra de este artista estadounidense sea conocida por las nuevas generaciones.

Visitas al blog

Correo electrónico

Correo electrónico
lagranjademaggiebobdylan.hotmail.es

Vuestros comentarios

Dylanitas

Derechos de autor

Si queréis reproducir parte o la totalidad de algunas de las informaciones que contiene este blog podéis hacerlo sin necesidad de solicitar permiso, aunque no estaría mal que citáseis la procedencia. Las fotografías, pinturas, grabados, vídeos y letras de las canciones son propiedad de sus autores.

  ©Template by Dicas Blogger.