Highway 61 (versiones dylanianas) #1: Cher, Joe & Eddie, The Turtles y Billy Preston en 'Shindig'



Shindig, 1965

Cher: All I really want to do.
Joe y Eddie: Walkin' down the line.
The Turtles: It ain't me babe.
Billy Preston: Maggie's Farm




Iniciamos hoy en La Granja de Maggie una nueva sección en la que traemos, bajo el epígrafe Highway 61 (versiones dylanianas) las interpretaciones que músicos de todo el mundo han realizado de los temas clásicos y contemporáneos de Bob Dylan. Arrancamos hoy con las versiones que durante 1965 se interpretaron en el programa de variedades Shindig, emitido por la cadena de televisión norteamericana ABC —presentado por el disjockey Jimmy O'Neill— y que tuvo en Cher, Joe y Eddie, Billy Preston y la banda The Turtle los principales exponentes de las versiones de canciones del juglar de Minnesota. Shindig acogió durante su trayectoria televisiva a músicos y bandas como The Who,The Rolling Stone, Cisla Black, Bob Diddley, Elvis Presley, The Animals, Donovan, etcétera, lamentablemente Bob Dylan nunca participó en la serie. Estas primeras versiones pertenecen a los álbumes Another side y Bringing it all back home, mientras que la canción Walkin' down the line permaneció inédita hasta su publicación en el Bootleg Series vol 1-3 en 1991. 



La pareja formada por el político Sonny Bono y la actriz y cantante Cher alcanzó un gran éxito musical a a partir de 1965. De ese año data este vídeo que recoge su actuación en el programa, en una interpretación melódica alejada del estilo dylaniano en que fue compuesta All I really want to do.






Walkin' down the line fue grabada en marzo de 1963 como maqueta para las ediciones Witmark y no sería publicada oficialmente hasta 1991. El dúo formado por los afroaemricanos Joe (tenor) y Eddie (barítono) pronto encontraon un hueco en la música  con sus canciones populares, a las que imprimían además estilo como el blues y el jazz. Joe & Eddie participaron en multitud de programas televisivos y llegaron a publicar una veintena de álbumes. Su versión de Walkin' down the line refleja el estilo popular interpretado con maestría, logrando que algunas canciones de Dylan condenadas al ostracismo llegasen al pueblo.





The Turtles lograron con la versión It ain't me babe un éxito sin precedente en su carrera musical, entrando en lo más alto en la lista Billboard de 1965. Esta banda norteamericana mezclaba el pop y el rock psicodélico siendo como fueron precursores del sonido bublegum pop, suenan parecido a The Byrd, quienes popularizarían la canción Mr. Tamborine man. Para ello no hay más que escuchar el siguiente vídeo, en una interpretación melosa de este clásico de amor/desamor dylaniano. It ain't me babe sirvió de título al álbum de esta banda que recoge, además, las versiones de Like a rolling stone y Love minus zero, no limit.




Por último, esta rareza audiovisual de Billy Preston en una sorprendente y magnífica versión de Maggie`s Farm, cuya grabación dura escasamente dos minutos y ha sorprendido durante las últimas semanas en círculos musicales internautas. Preston está soberbio en esta interpretación filmada en el Shindig el 21 de julio de 1965, tres meses después de la publicación del álbum de Dylan Bringin' it all back home, de donde se extrae esta canción, posiblemente estemos ante la primera versión de esta fantástica canción de Bob Dylan.



Read more...

Disease of conceit, Londres 8-2-1990, la vanidad y tribulaciones sexuales del predicador Swaggart



Disease of conceit es de esas canciones que aprendes a amarla cuanto más la escuchas, sosegada y sin esperar nada a cambio, la música encierra un misterio que te atrapa, la letra una incertidumbre que te impulsa a indagar más allá del verso y cuando menos lo esperas te ves inmerso en su inmenso atractivo melódico. Pasar por el álbum Oh Mercy (1989) es una experiencia musical de hondo calado y detenerse en Disease of conceit (que podría traducirse como el mal de la vanidad) es todo un ejercicio de aprendizaje de cómo una melodía sencilla sugiere miles de historias. No se ha prodigado el juglar en interpretar esta canción en directo, si bien durante el año de publicación del álbum lo hizo con más énfasis (había que publicitar el disco) y esporádicamente se escuchó en algunos escenarios (en Bilbao sonaron sus acordes en  1995) y en 1996 enmudeció. En un álbum como Oh Mercy, que suspuso la revelación de un nuevo Dylan a manos de un productor y músico como Daniel Lanois que extrajo lo mejor del juglar en Nueva Orleons, grabar una canción con clara inspiración gospel era algo más que una genialidad. Esta versión que subo al blog, interpretada el 8 de febrero de 1990 en el Hammersmith Odeon londinense durante el Fastbreak Tour europeo, quizá no sea la que más conocida -rivalizan con ella la acústica en el Supper Club neoyorquino en 1993 y las geniales con banda completa en Kiel (25-7-1994) y Bloomington, el 26 de octubre del año siguiente. Sin embargo, esta Disease of conceit interpretada al piano se me antoja genuina y poderosa, pues creo que encierra lo que ciertamente Dylan quiso expresar cuando la compuso. De ahí el arranque de emoción que el artista siente durante la interpretación, que le impulsa a levantarse del banquillo para dar rienda a sus emociones.

Escucha en este vídeo la versión de Disease of conceit en Londres, 1990.


Bob Dylan se inspiró para componer esta canción en los procelosos hechos acaecidos un año antes cuando Jimmy Swaggart, famoso predicador baptista de la Asamblea de Dios y uno de los pioneros del televangelismo, fue sorprendido en una aventura sexual con una prostituta en un motel de Lousiana. Swaggart, quien usando semejantes artimañas había acusado con anterioridad a otros contrincantes predicadores, encontraba la horma de su zapato, y por sus hechos fue excluido de la Asamblea de Dios. Aunque la canción de Dylan va más allá de estos acontecimientos, como el mismo autor escribió en sus memorias Crónicas volumen 1: Quizá el germen de la canción se hallaba en este incidente", sostiene Dylan, "pero tampoco estoy seguro". Entonces es cuando el poeta saca  a pasear sus musas: La vanidad no es necesariamente una enfermedad, sino más bien una flaqueza. Una persona vanidosa resulta fácil de engañar y, por tanto, una visión hinchada de sí mismo. Lo puedes manipular sin problemas si sabes qué teclas pulsar. En cierto sentido, de eso es de lo que habla la letra. La canción fue cobrando forma hasta que logré descifrar su mirada. En la calma del atardecer, no tuve que ir lejos en su busca.

Dsease of conceit fue grabada en los estudios de Soniat Street, New Orleans el 28 de marzo de 1989 durante la décima sesión de grabación de Oh Mercy. Tras su publicación, el grupo Waterboys, ya conocidos por sus versiones de clásicos dylanianos, interpreta una sorprendente versión de esta canción en noviembre de 1989 en San Francisco.



El mal de la vanidad

Mucha gente sufre esta noche
por el mal de la vanidad
y pelea y se abre camino
sin dar un tropiezo,
desgarra los sentidos,
atraviesa el cuerpo y la mente,
nada es benigno
en el mal de la vanidad.

Muchos corazones se rompen esta noche
por el mal de la vanidad,
tiemblan esta noche,
penetra en tu cuarto
y te devora el alma de tus sentidos,
pierdes el control
no hay mesura
en el mal de la vanidad.

Mucha gente muere esta noche
en el mal de la vanidad,
lloran esta noche
llega de improviso
y ya estás a su merced.
Desde el mundo exterior
la presión aumenta
y te destrozará
el mal de la vanidad.

La vanidad es un mal
que los médicos no curan,
la estudian sin parar
pero de su índole aún dudan

Hay mucha gente en apuros esta noche
por el mal de la vanidad,
incluso ven doble
con delirios de grandeza,
y los maleficios te atrapan
y se meten en la cabeza,
que no mereces morir,
y entonces te entierran de pies a cabeza
por el mal de la vanidad.


Pie de foto: Estudio de Soniat Street, en New Orleans, donde se grabaron las canciones del álbum Oh Mercy, en 1989.

Read more...

Julius and Ethel, víctimas de la silla eléctrica por espionaje (1953); descarte de 'Infidels'. (Inédita)



El 19 de junio de 1953 fallecía el matrimonio Julius y Ethel Rosenberg, cosechando la triste fama de ser los primeros civiles ejecutados en la silla eléctrica por espionaje en Estados Unidos. Tras un juicio dudoso, que partía de una denuncia viciada por amenazas del FBI, la historia de los Rosenberg pasó a engrosar la lista de canciones protesta y redención que Dylan compuso y ensayaría para la grabación del álbum Infidels (1983), siendo Julius and Ethel uno de los descartes de aquel elepé, de cuyas sesiones de grabación Dylan dejó atrás un arsenal de buenas canciones que habrían de esperar otro momento para ver la luz. En el caso de Julius and Ethel, ese instante de gloria nunca llegó, permaneciendo la canción inédita. Es, además, un tema prácticamente desconocido por el público, que conoce la historia de la ejecución por otros artistas y autores literarios.

Los Rosenberg fueron acusados de pasar información secreta sobre la bomba atómica a Rusia. Ambos pertenecían al Partido Comunista de los Estados Unidos, y juntos con otros militantes afines trabajaban en el centro de investigación nuclear de Los Álamos. Ethel mostraba su lado más artístico con ser algún día la actriz y cantante que imperaba en sus sueños; Julius ejercía de ingeniero electrónico apuntando cierto activismos en el círculo ideológico y laboral en que se movía. En el momento de su detención -acusados por un familiar de Ethel, que se autoinculpó además de espionaje, nadie pudo demostrar su implicación en los hechos, pero bastó una dudosa investigación del FBI para que sobre ambos recayera una sentencia ejemplarizante. Al cabo de los años el buró federal descubrió que Ethel era inocente, viéndose arrastrada a una condena a muerte por la presunta implicación de su marido.

Escucha la canción Julius and Ethel en este vídeo que reproduce
 algunas escenas de aquellos fatídicos días.


Dylan compuso esta canción durante la primavera de 1983. El 24 de abril, en el estudio A Power Station en Nueva York, fueron grabadas las dos únicas tomas de esta canción, de la que sólo una ha trascendido. Acompañaron al juglar aquel día Mark Knopfler (coproductor de Infidels junto con Dylan) y Mick Taylor (guitarras), Alan Clark (keyboards), Robbiee Shakespeare (bajo) y Sly Dunbar (batería). Clydie King haría de segunda voz. Salta a la vista que es una canción que necesita múltiples arreglos, tiene un desarrollo armonioso con un estilo muy definido del sonido de Infidels, es agradable de escuchar pese al encarnecedor mensaje que transmite. Dylan nunca ha tocado esta canción en directo, la cual, presumiblemente, no vio más luz que la de los estudios aquel día en Nueva York. No obstante, Julius and Ethel forman parte del listado de canciones descartadas de Infidels en varios discos piratas, a la sazón Friend to the martyr, Surviving in a ruthless world, Rough cuts, Infidels sessions y Alternate Infidels. 

.
Homenaje a Ethel y Julius Rosenberg






Yo no sé si eras o no culpable,
oh, muerta mía inesperada.
Sé que eras madre de Michael y de Robby
y que como yo cantabas.

 Yo tuve como Robby seis años inocentes,
y como Michael diez de risa despeinada.
Y tuve una madre triste. Nunca pensé
que nadie me la matara.

Nunca pensé que a una monstruosa silla
pudiera estar atada,
y que le dieran muerte cinco veces
hasta que de mí se olvidara.

Todo el mundo te sentía inocente,
porque cantabas.
Todo el mundo te había perdonado.
Eras la dulce perdonada.
Tú no habías destruido una ciudad entera, (2)
con hombre, árbol y casa.
Habías revelado, dicen, el secreto
de un arma.
Mi madre siempre me alejó de ellas.
Tenía miedo de tocarlas.

Todo el pueblo te había perdonado,
porque cantabas;
te había abierto las puertas del regreso;
te había dicho: -Anda.
Eras madre de Michael y de Robby.
Afuera estaban con paloma y rama.

Creen que te mataron y no es cierto.
Ya estabas libertada.
Has salido de viaje por el mundo.
Hoy entraste a mi casa.
Te sentaste a mi mesa sin hablar.
Eres eterna y blanca.




Letra de Bob Dylan.

Ahora que se han ido
 la verdad puede ser contada
Ellos se sacrificaron como corderos
en un puesto dl mercado
Julius y Ethel, Julius y Ethel.
Ahora que se han ido la verdad puede salir
Nunca se demuestró su culpabilidad más allá de una duda razonable
Hubo quien pensó que era culpables
pero otros confiaron en su inocencia
La gente los ve con desprecio y duda
Pero se querían, y sus derechos fueron vulnerados
Eisenhower era presidente, el senador Joe era el rey
Siempre y cuando no dijo nada que pudiera decir algo
Ahora, algunos culpan al sistema; algunos culparon al hombre
Ahora nadie sabe cómo todo empezó
Cayó el Tercer Reich
La vida de un hombre está en el tiempo en el que vive
Dicen que pasaron secretos de la bomba atómica,
pero nadie sabía con certeza lo que había ocurrido.
Hubo quien dijo que los cincuenta es la edad del gran romance
Yo digo que es sólo una mentira, el miedo venció al momento.
Julius y Ethel, Julius y Ethel.

Fotos: El matrimonio Rosenberg; el poeta argentino José Pedroni, y carátula frontal del disco pirata Rogugh Cuts y linner interior de  Surviving in a ruthless world.

Read more...

1913 Massacre, los acordes que modularon 'Song to Woody', Nueva York, 4-11-1961. (Inédita)

A la memoria de Marshall Grant, bajista original de Johnny Cash.




En la noche víspera de la Navidad de 1913 en Calumet, un pueblo de minas de cobre de la Hecla Company próxima al lago superior al norte del estado de Michigan, se desencadenó una de las tragedias más recordadas por la memoria social de este país. Setenta y cuatro personas perdieron la vida por un acontecimiento fortuito durante el fragor de una de las más combativas huelgas del sector minero que se recuerdan. Una falsa alarma de fuego provocó el pánico en las cerca de quinientas personas que participaban en una fiesta navideña organizada por el sindicato promotor de la huelga. La avalancha humana buscando una salida arrasó con cuantos cuerpos encontró en su camino, siendo los niños y mujeres quienes sumaron el mayor el número de víctimas. Para el músico y poeta comprometido con los derechos civiles y laborales Woody Guthrie la versión oficial de los hechos distaba mucho de ser la verdadera y un año después compuso la canción 1913 Massacre, donde denunciaba a un ejército de matones supuestamente contratados por la empresa minera para atemorizar a los huelguistas. Un exceso de celo por parte  de éstos ocasionó esta masacre cuando los trabajadores y sus familias intentaron huir y encontraron selladas las puertas de salida del Salón Italiano donde se celebraba la fiesta..

Ese fue el tono y el mensaje de Guthrie, recogido por Bob Dylan en 1961, recien llegado a Nueva York, y sin quitar palabra del texto intepretó uno a uno los versos durante su primer concierto en solitario en la gran ciudad el 4 de de noviembre de ese año en el Carnegie Chapter Hall. Es una sentida interpretación la de Dylan y no menos la que su admirado Guthire realizaría en varias ocasiones para denunciar estos hechos, como recoge este vídeo.


La canción entraría en una nueva dimensión a lo largo de 1961, ya que Bob Dylan volcaría sobre los acordes de 1913 Massacre los versos con los que rindió tributo a su admirado Guthrie, grabando a finales de noviembre de ese año la hermosa canción Song to Woody, recogida en su primer álbum, Bob Dylan. La versión de 1913 Massacre interpretada en el Chapter Hall es la única que he escuchado a Dylan, recogida en dos álbumes piratas: la del concierto con el título de Talkin' New York, y la que podemos escuchar bajo estas líneas perteneciente a la recopilación Acoustic Trovador, con una mejor calidad de sonido que la anterior.También Ramblin' Jack Elliot versionó la canción de Guthrie, recogida en la cinta pirata The other end, donde la interpretó durante una sesión acústica con Bob Dylan en este club neoyorquino en 1975, si bien el juglar no interviene durante el desarrollo musical de ésta.

Escucha aquí 1913 Massacre en la versión de Dylan perteneciente
al concierto del Carnegie Chapter Hall en Nueva York en 1961.




1913 Massacre

Haz un viaje conmigo a 1913 
En Calumet, Michigan, en el país del cobre. 
Te llevaré a un lugar llamado Salón italiano 
Donde los mineros están celebrando la Navidad. 

Yo te llevaré a través de una puerta y una escalera. 
donde se canta y baila por todas partes, 
La gente se da la mano, lo pasan bien, 
Los niños hacen una ronda de baile alrededor del gran árbol de Navidad. 

Si les preguntas sobre su trabajo; 
Ellos te dirán que ganan menos de un dólar al día, 
Reclaman al cobre, arriesgando sus vidas, 
Así que es divertido para pasar la Navidad con los niños y las mujeres. 

Hablan, ríen, canciones en el aire, 
Y el espíritu de la Navidad ronda por todas partes, 
Te sentirás amigo de todos 
Y  bailarás alrededor de la sala todos juntos. 

Bueno, una niña se sienta junto a las luces del árbol 
toca el piano, los demás guardan silencio. 
Nadie se percata de lo que está sucediendo entre sombras, 
que el jefe del cobre y sus matones se arremolinan afuera. 

Los matones y el jefe del cobre se asoman a la estancia, 
Uno de ellos grita, "¡Fuego!" 
Una señora grita: "No hay tal cosa! 
Seguir bailando, no hay tal cosa. " 

Algunas personas se apresuran 
"Es sólo un engaño de los matones". 
Un hombre tomó a su hija y se la llevó hacia abajo 
Pero los matones cerraron la puerta y él no pudo salir. 

Y luego siguieron otros, un centenar o más 
Pero la mayoría mordió al suelo. 
Los matones se reían con su broma asesina, 
Mientras los niños se ahogaban en la escalera intentando salir. 

Un espectáculo tan terrible nunca visto 
Los niños ya no están seguros en el árbol. 
Fuera seguían las risas y juerga 
mientras los niños se mueren,  hasta setenta y tres. 

El piano toca una melodía fúnebre  
Y la ciudad se ilumina con el destello de una luna fría de Navidad, 
Los padres lloran, gimen los mineros, 
"Vean lo que ha hecho la codicia por el dinero.

Read more...
Este es un blog de información y divulgación de la música, la literatura y otras expresiones artísticas de Bob Dylan. Fue creado el 15 de enero de 2009, sin ánimo de lucro, con el fin de que la obra de este artista estadounidense sea conocida por las nuevas generaciones.

Visitas al blog

Correo electrónico

Correo electrónico
lagranjademaggiebobdylan.hotmail.es

Vuestros comentarios

Dylanitas

Derechos de autor

Si queréis reproducir parte o la totalidad de algunas de las informaciones que contiene este blog podéis hacerlo sin necesidad de solicitar permiso, aunque no estaría mal que citáseis la procedencia. Las fotografías, pinturas, grabados, vídeos y letras de las canciones son propiedad de sus autores.

  ©Template by Dicas Blogger.