Joey, la historia del mafioso Joe Gallo acribillado en una ostrería de New York. (Módena, 1987)

Va por ti Joe Gallo, amigo en Facebook y batería del grupo Highlights, que mantiene vivo el espíritu del juglar en esa entrañable ciudad que es A Coruña.

Joe Gallo, arriba. La ostrería Umbertos, donde fue asesinado.

La versión oficial de esta canción, grabada en el álbum Desire (1976), resulta difícil de superar en directo tanto por la profundidad de la música en estudio, con sus matices y riqueza instrumental, como en el fraseo que Dylan imprime a un texto narrativo donde nos presenta la personalidad, vicisitudes y paranoias del mafioso Joe Gallo, más conocido en los ambientes como Joe El Loco, acribillado a balazos la noche del 7 de abril de 1972 mientras celebraba su cumpleaños con su familia en una ostrería de Mulberry Street, del barrio neoyorkino de Little Italy. La primera versión en directo que escuché de Joey fue la que oficialmente nos llegaba en 1988 en el vinilo Dylan & Dead, que recogía una recopilación de la gira Interestatal con los Gratefuld Dead en julio de 1987. Me quedé sorprendido y alternativamente insastisfecho con esa versión, descubrí que en directo Joey pierde toda su riqueza temática y coral, pero a medida que volvía a pasar la aguja por los surcos de esta canción se me iba haciendo más llevadera, aunque me costaba aceptarla en toda su grandeza. Años después me hice con una cinta pirata de la gira europea Temples in Flames, en la carretera Dylan con Tom Petty y su banda de los Heartbreakers durante el otoño de 1987, de la que surgió de una manera inesperada la versión de Joey aquella noche del 12 de septiembre en el Arena Ex Autodromo de Módena, con nuevos arreglos y desarrollo que finalmente me convencieron. Sin embargo, ya sea en estudio o en directo la canción no ha alcanzado el éxito que se merece, incluso para algunos dylanólogos como Paul Williams la canción es un tema "menor" de los incluidos en Desire.

Un momento de la actuación de Dylan en Módena el 12-9-1987.
Escrita por Dylan y el dramaturgo Jacques Levy en casa del actor Jery Orbach, conocedor de la personalidad de Joe Gallo y portador de anécdotas y vivencias que podrían enriquecer la letra de la canción, el juglar realiza las primeras grabaciones de Joey en el estudio E de Columbia en Nueva York los días 14 y 30 de julio de 1975 con Emmylou Harris como segunda voz. No satisfecho con estas versiones, Dylan regresa al estudio el once de agosto para hacer un overdubs (una nueva grabación de voz) sobre la primera toma del día treinta e incorpora, muy acertadamente, la guitarra y mandolina de Vincent Bell y el acordeón de Dom Cortese para crear ese ambiente misterioso que va creciendo escénicamente saltando de una a otra estrofa. Los versos dejan entrever la figura de Joe Gallo como un mafioso de perfil imprevisible, guardián de su familia, atrapado en sus mitos y héroes, sabedor de las acechanzas humanas como medio infalible para lograr el poder en las calles, la violencia como arma y refugio, la cárcel como la universidad desde la que se ilustró en las lecturas de Nietzshe y Willheim Reich, entre otros, y donde fraguó alianzas para forjar una organización criminal interracial con miembros afroamericanos. Su locura le catapultó a la fama, y a partir de esa paranoia forjó su destino y ruina.

Joey no está muerto, está dormido, dijo su amigo Frankie durante el funeral.
Joey, ¿Por qué querían liquidarte?, se preguntan a dúo Dylan y Harris.

Vídeo sobre algunos aspectos de la vida de Joe Gallo.

Escucha aquí Joey, en el concierto de Módena, 12-9-1987
 


Joey

Nació en Red Hook, Brooklyn, quién sabe qué año
abrió los ojos al son de un acordeón
siempre aparte de cualquier parte
y al preguntarle por qué era así, decía: "Bueno, porque sí".

Larry era el mayor, Joey el penúltimo.
A Joe lo llamaban "Loco", y al pequeño, "Bomba"
dicen que vivían del juego y las apuestas clandestinas
parece que andaban pillados entre la bofia y la mafia.

Joey, Joey
Rey de las calles, niño de barro.
Joey, Joey,
¿por qué querían liquidarte?

Dicen que se pulieron a la competencia, pero la verdad era otra
nadie sabía con seguridad en qué andaban realmente.
Cuando quisieron estrangular a Larry, Joey perdió los estribos
salió de noche a vengarse, como si fuera a prueba de balas.

La guerra estalló al alba dejando desiertas las calles.
Joey y sus hermanos sufrieron derrotas terribles
hasta que se infiltraron tras las líneas enemigas y apresaron a cinco
los ocultaron en un sótano y los llamaron aficionados.

Los rehenes temblaron cuando oyeron exclamar:
"Mandemos esto al infierno y que pringue la compañía eléctrica".
Pero Joey dio un paso con la mano alzada y dijo: "No somos así
es paz y tranquilidad lo que queremos para trabajar".

La policía lo acosaba, lo llamaba Mir. Smith.
Lo trincaron por conspiración, aunque no saben con quién.
"¿Qué hora es?", preguntó el juez a Joey cuando se encontraron.
"Las diez menos cinco", dijo Joey. Repuso el juez: "Justo eso te caerá".

Pasó diez años en Attica leyendo a Nietzshe y Wilheim Reich,
acabó en el calabozo por oponerse a una huelga
sus grandes enemigos eran negros porque parecían comprender
qué significa vivir con un grillete en la mano.


Cuando salió en el 71 había perdido peso
pero vestía como Jimmy Cagney y certifico su gran aspecto.
Intentó encontrar el camino de vuelta a la vida dejada atrás,
dijo al jefe: "He regresado y quiero lo mío".


Es verdad que en sus últimos años ya no llevaba armas
"demasiados niños por aquí", decía, "nunca deben saber qué son"
Con todo se metió en el club de su mortal enemigo
vació la caja y dijo: "Decid que fue Joe el Loco".


Un día lo abatieron en una ostrería de Nueva York,
lo vio venir por la puerta al alzar el tenedor
entonces volcó la mesa para proteger a su familia
y salió tambaleándose a las calles de Little Italy.


La hermana Jacqueline, Carmela y la madre María lloraron todas,
oí que su mejor amigo Frankie decía: "No está muerto, está dormido"
y vi la limusina del viejo que regresaba hacia la tumba
tal vez para darle el último adiós al hijo que no pudo salvar.


Se enfrio el sol en la calle President y Brooklyn guardó luto.
Dijeron misa en la vieja iglesia junto a la casa en que nació
y si Dios desde el cielo vigila a su rebaño
sé que los asesinos tendrán su merecido.

Read more...

Dylan recibe la Medalla de la Libertad de EEUU 2012 por su defensa de los derechos civiles


Atildado con una pajarita que prestaba elegancia a su singular traje negro con hebillas en los bolsillos, parapetado tras unas gafas de sol que no se quitó durante la ceremonia y haciendo gala de su acostumbrada despreocupación, como si la cosa no fuera con él, Bob Dylan recibó ayer en la Casa Blanca la Medalla de la Libertad de Estados Unidos por su defensa de los derechos civiles y libertades públicas. Era la segunda ocasión en que el juglar entraba en la casa presidencial para recibir un galardón, como el que recibiera en 2010 junto con Joan Baez en tributo a la música por los movimientos de los derechos civiles. Ayer, el músico recibió la máxima condecoración civil que se otorga en los Estados Unidos junto con otros doce galardonados procedecentes del mundo del arte, la literatura, el compromiso social y la política.


El presidente estadounidense, Barack Obama, hizo una elegía de la importancia que la música y la poesía de Dylan han ejercido sobre la defensa de los derechos civiles en todo el mundo, y bromeó sobre el hecho de que su tierra natal, Minesota, la misma que la del juglar, "era demasiado fría para iniciar la revolución", ocurrencia que arrancó la sonrisa en el público menos en Dylan, quien además, durante el momento de imposición de la medalla se mantuvo impávido, balanceándose de un lado a otro mientras Obama sonreía discretamente; el músico agradeció el gesto con una palmada en el hombro del presidente como única respuesta. Dylan recibe una vez más los galardones de una etapa musical, la correspondiente a los primeros años de la década de los sesenta del pasado siglo, donde la intensidad de su creatividad artística compuso las míticas canciones comprometidas por las que siempre será recordado.

Read more...

Los Bee Gees interpretaron 'Blowin in the wind' en un programa de la TV australiana en 1963

A la memoria de Robin Gibb

Robin Gibb
Al principio de su carrera discográfica y recién compuesta por Bob Dylan su famosa canción Blowin' in the wind, los Bee Gees recogieron letra y música para hacerla suya por unos instantes en el programa de Brian Henderson's Bandstand, del canal 9 de la televisión australiana, que retransmitió la versión de este trío llamado a hacer historia en la música disco. Con la muerte ayer de Robin Gibb, uno de los más carismáticos miembros del grupo, famoso por sus falsetes, perdemos, junto con Donna Summer, que murió la semana pasada, a dos artistas que dejaron lo mejor de su arte para el disfrute popular en las pistas de baile, húerfanas desde ayer de ambos iconos musicales. En grupo o en solitario, Robin Gibb hizo en su vida lo que mejor sabía hacer: cantar, y lo hacía con un estilo personal e inconfundible. Canciones como Massachusetts, Stayin' alive, My world, I started d joke, To love somebody, How deep is your love o la infinitamente taradeada Night Fever perdurarán por siempre asociadas a su nombre y buen hacer musical.

Vídeo de la retransmisión de la canción 
Blowin'n in the wind por los Bee Gees.

Read more...

If you see her say hello, Londres, 12-5-2002


Es harto difícil superar en directo la profundidad y lamento de la versión de estudio de If you see her say hello que Dylan grabó el 30 de diciembre de 1974 en Mineapolis, después de una primera versión en Nueva York el 16 de septiembre para esa obra maestra que llegó a ser el álbum Blood on the tracks. Tampoco el juglar se ha prodigado con este tema, intepretándolo ocasionalmente durante algunas giras, como las de 1995 y 96, en secuencia repetida en 2001 y 2002, siendo la última de las versiones que escuché la de South Bend de 2009. Me emocionan los acordes acústicos del violín de Larry Campbell y el fraseo del juglar rutilando en la noche del Docklands Arena londinense coincidiendo con el final del tour europeo de primavera de 2002, quitando hierro emocional a una dolorida carta de amor del trovador errante: Quizá ella piensa que la olvidé, no le digas que no es así. Aunque Londres vibró aquella noche, no fueron menos los ecos magistrales de esta canción sobre los escenarios de Augusta ese mismo año, o los bellos acordes que llenaron de melancolía al público de Yokohama un año antes. 


La canción ha tenido además otras connotaciones sentimentales y estilos musicales diferentes a como fue concebida, es el caso de su registro en la película Renaldo y Clara en 1975, con un Dylan extrayendo del piano los mejores acordes dirigidos a su amada Sara, o esa versión reggae que se sacó de la chistera en Osaka en 1978 para deleite del público nipón, demandante a ultranza de canciones dylanianas en clave coral. En cualquier caso, estas versiones superan a la que, en mi opinión, pudo haber sido una ópera en directo cuando Dylan se arrancó para interpretarla en directo por primera vez sobre el escenario de Lakeland el 18 de abril en la segunda gira de la Rolling Thunder Revue en 1976, para dejar sobre If you see her say hello —no sé si este título era el más acertado esa noche —la desafortunada huella inédita de una letra cambiada con más despecho que lamento, sentenciando que a estas alturas su relación con su amada está muy lejos de una reconciliación: Sé que volverá algún día, y cuando llegue ese momento, Señor, dame la fuerza para mantenerla fuera. De hecho, Dylan volvería a interpretar este tema en Florida días después de Lakeland, dejando la partitura en el cajón hasta 1995, para interpretarla en clave acústica como esta de Londres en 2002, quien sabe si con heridas restañadas. Elliot Murphy, en un concierto en Milán en junio de 2002 y Jeff Buckley han versionado esta hermosa canción.


Escucha aquí If you see her say hello, en el concierto de Londres, 12-5-2002

Si la ves dile hola

Si la ves, dile hola, puede estar en Tánger,
se marchó esta primavera y parece que vive allí.
Dile que estoy bien, aunque las cosas transcurren lentamente
quizá ella piensa que la olvidé, no le digas que no es así.

Reñimos, como suelen los amantes
y me encoge el corazón recordar cómo se fue
aquella separación me parte el alma en dos
pero ella aún vive en mi interior, nunca estuvimos tan separados.

Si la encuentras, bésala por mí
siempre respeté su libertad
nunca interfiriré en aquello que la haga feliz
aunque me persigue la amargura de la noche en que intenté retenerla.

Veo a mucha gente dando tumbos por ahí
y oigo su nombre cuando voy de acá para allá
nunca me acostumbré, me hacía el loco
soy demasiado sensible o me he enternecido.

Crepúsculo, luna amarilla, revivo el pasado
recuerdo bien cada escena, se suceden en un soplo
si ella vuelve por aquí, sabe que es fácil dar conmigo
dile que si tiene tiempo, puede venir a verme.

Read more...

Lanegan's ball, la balada irlandesa que abrió el concierto en Hannover 2002 (Versión inédita)


Durante la gira que Bob Dylan emprendió en la primavera de 2002 por algunas ciudades europeas, la banda comenzaba los conciertos con versiones de temas acústicos procedentes algunos de éstos del cancionero popular como el Hallelujah, I'm, ready to go, si bien una mayoría eran composiciones de conocidos artistas como Johnnie Wright y los hermanos Jim y Jack Anglin (Humming bird), Fred Rose (Wait for the light to shine) y Ralph Stanley y Larry Sparks (I am the man, Thomas), cuyas canciones señalaban la clave acústica en la que mayormente se desarrollarían las interpretaciones. Sólo en las actuaciones en Manchester y el primer concierto en Londres, 9 y 10 de mayo, respectivamente, Dylan arrancó con Maggie's Farm en versión acústica con banda. Ver a Tony Garnier en el contrabajo y a Larry Campbell ocasionalmente cítara en mano eran muestras inconfundibles de un concierto donde brillarían versiones de clásicos del folk dylaniano. Pero hubo una noche en aquella gira en que ninguno de los temas anteriormente citados abrió el concierto, sobre el escenario de Hannover el 13 de abril de 2002 empezaron a escucharse los acordes de una balada irlandesa del siglo XVII que hubo de sorprender a propios y extraños, pero que constituyó un hecho insólito y que durante un tiempo apenas se logró desentrañar su título. El tema corresponde a la balada Lanegan's ball, una especie de danza que irlandeses y escoceses solían practicar durante sus fiestas y bailes. Cerca de dos minutos de excelente calidad muestran la belleza de este instrumental inédito en el cancionero dylaniano.

Escucha aquí Lonegan's Ball en Hannover 2002.

Read more...
Este es un blog de información y divulgación de la música, la literatura y otras expresiones artísticas de Bob Dylan. Fue creado el 15 de enero de 2009, sin ánimo de lucro, con el fin de que la obra de este artista estadounidense sea conocida por las nuevas generaciones.

Visitas al blog

Correo electrónico

Correo electrónico
lagranjademaggiebobdylan.hotmail.es

Vuestros comentarios

Dylanitas

Derechos de autor

Si queréis reproducir parte o la totalidad de algunas de las informaciones que contiene este blog podéis hacerlo sin necesidad de solicitar permiso, aunque no estaría mal que citáseis la procedencia. Las fotografías, pinturas, grabados, vídeos y letras de las canciones son propiedad de sus autores.

  ©Template by Dicas Blogger.