Mark Polizzotti analiza en un libro la génesis y el proceso creativo del disco 'Highway 61 Revisited'


Publicado por la editorial Libros Crudos en su colección 33 1/3 ha llegado a las librerías un interesante trabajo realizado por el biógrafo y poeta Mark Polizzotti que rastrea y abunda en la génesis y el proceso creativo del disco Highway 61 revisited que Bob Dylan grabó para Columbia en 1965. Se trata de una edición de bolsillo con un contenido de altura, un libro bien escrito, documentado y atractivo en cuanto combina las sesiones de grabación de las canciones con la historia que rodea y da sentido a cada una de ellas, inmersas en el contexto musical del momento, tremendas por la fuerza de sus versos, salpicadas por el espíritu trotamundos de la ruta 61, conocida en los ambientes como la autopista del blues —pasa por los hogares de Muddy Waters, Charley Patton, Son House y Elvis Presley—, un trayecto que discurre a lo largo de 1.700 kilómetros desde el delta del blues en Nueva Orleans a Wyoming siguiendo el curso del Misisipi, dejando a un lado en el estado de Minesota la ciudad de Duluth ,donde nació el juglar.

Mark Polizzotti.
Polizzotti, autor de los libros Revolution of the mind y The life of André Breton, entre otros, arroja luz sobre un disco que supuso una auténtica revolución en el panorama musical del folk, pop y rock estadounidense, cuya carga emocional y artística perdura hoy día. Según narra el autor en el libro "para muchos, Highway 61 revisited es el primer paso decidido en cruzar la línea que separa al Dylan folkie del Dylan visionario de alto octanaje del rock. Pero como él mismo dijo, el supuesto giro hacia la música eléctrica fue en realidad una vuelta a la misma, un retorno al estilo Little Richard de rock 'n' roll que había machacado de adolescente con sucesivas bandas de garaje". En síntesis, un libro imprescindible para conocer al músico y su obra en su momento de gran creatividad.

Pincha sobre el libro para ver otros
volúmenes de la biblioteca Dylan.

Read more...

Edición importada de grandes éxitos de Dylan, 1967, en el Día de la Música en Fuentes Guerra


El mismo año que Columbia lanza a nivel mundial la primera recopilación de grandes éxitos de Bob Dylan (1967), se publica en Holanda y Alemania esta curiosa edición que el viernes pasado, Día Internacional de la Música, compré en Discos Fuentes Guerra (Córdoba). Se trata de la edición grabada y editada en los Países Bajos (CBS s62911), que con idéntica portada se publicaría en Alemania, Italia (1971) y Yugoslavia (1982). Reconozco que me sorprendió descubrir este álbum, desconocía su existencia, pero allí estaba entre cientos de espléndidas carpetas de los primeros trabajos de Van Morrison, Neil Young, Jethro Tull, Joan Baez, The Beatles y un sinfín de recién llegados elepés de segunda mano que los organizadores habían distribuido en cajas junto con los sobrantes del mercadillo de vinilos del Record Store Day. Del estupor pasé a revisar con detenimiento el álbum, que recoge doce éxitos del juglar de Minnesota compuestos entre 1962 y 1966, un lustro donde Dylan cambió el panorama musical del folk y el rock estadounidense.

Contraportada del disco.
En realidad, la publicación por CBS del primer recopilatorio de grandes éxitos de Bob Dylan hubo de ser una empresa difícil de acometer dado el grueso material de calidad que el músico había compuesto en seis álbumes, sin contar el primero, del que tampoco en esta ocasión se extrae pista alguna. De ahí que para un seguidor de Dylan, la selección de una docena de sus éxitos es tan relativa como amplio el espectro para incluir nuevas propuestas. Este álbum, que llegaría importado a España muchos años después de su grabación, viene a satisfacer aquellas opciones tan válidas entonces como ahora. Sólo cuatro canciones repiten con repecto a la compilación del primer volumen por CBS, a la sazón I want you, One of us must know, Just like a woman y Rainy day women, todas ellas del Blonde on Blonde, que sigue siendo el referente creativo de la música y poesía de mediados de los sesenta. Y no satisfechos los responsables de esta publicación, agregan del mítico álbum los temas Obviously five believer, Leopard skin pill box hat y Absolutely sweet Mary. El resto de surcos son para Master of war, Chimes of freedom, Gates of eden, It takes a lot to laugh... y la espléndida Just like a Tom Thumb's blues, estas dos últimas extraídas de Highway 61 revisited. Sin duda, todas estas canciones tienen entidad para formar parte de un recopilatorio que podría haber sido, en mi opinión, aún más sugerente si se hubieran incluido temas distintos al primer volumen, echo en falta Boots of spanish leather o Queen Jane, por ejemplo. En la contraportada se le atribuye a W. Kúhn la autoría de la fotografía, si  bien esta instantánea, perteneciente al concierto en París el 24 de mayo de 1966, pudo haber sido realizada por Alice Ochs, según se recoge en la página web dylanstubs, también aquella noche en el Olimpia parisino deambulaba con su cámara, entre seguidores, Barry Feinstein, autor de una gran colección de fotografías sobre el juglar. Catalogada como de autor desconocido, la instantánea de portada nos traslada a los conciertos anfetamìnicos, mercuriales y creativos de 1966 por escenarios del viejo continente.

Read more...

Dylan, de 'bomba' para socavar el comunismo en la URSS a poeta en Moscú y aclamado en Tbilisi


Moscú sigue siendo el escenario pendiente en las giras de Bob Dylan, así como un sinfín de países del mundo árabe donde continúa sin brillar su estrella. Salvo en junio de 2008, cuando actuó en el Ice Palace de St. Petersburgo durante la gira europea de aquel verano aprovechando la cercanía del concierto anterior en Helsinki, Desconocemos las razones de esta ausencia pese a las oportunidades, aunque lentas en el tiempo, surgidas de las reformas llevadas a cabo por Mijail Gorbachov, si bien hoy, bajo el gobierno de Putin no representan una garantía plena si consideramos los argumentos de músicos como Mark knopler, quien en 2011 y con ocasión de presentar su último álbum en solitario Privateering, canceló sus conciertos en Rusia en protesta por el acoso que las autoridades locales venían sometiendo a organizaciones no gubernamentales. No obstante, sabemos con más o menos profusión, de los deseos fallidos de Dylan de actuar en Rusia en la década de los setenta del pasado siglo recién publicado su disco Desire; del pueril proyecto del gobierno de Estados Unidos de socavar las bases del comunismo enviando a Rusia a cantantes de aquella generación, según desvelaron documentos de Wikileaks, y de su presencia, casi secreta, en el encuentro internacional de poetas celebrado en Moscú en julio de 1985, donde el juglar, en vez recitar, interpretó Blowin' in the wind y Hard rain a gonna fall ante un reducido público en una sala del mítico estadio de Luzhniki.

Walter Stoessel.
Dylan presentó a mediados de los años setenta su disco Desire como aval para obtener la credencial que le permitiera programar un tour por la Unión Soviética, un proyecto acariciado entonces por el artista. Para ello, un representante del músico actuó ante el departamento estatal para asuntos exteriores. Dylan debía contar con este permiso, así como el de las autoridades rusas si quería dar veracidad a su proyecto. El asunto se perdería entre papeles burocráticos a uno y otro lado del mundo. Sin embargo, la idea de programar conciertos en Rusia con reconocidos artistas del mundo del pop y el rock estadounidenses había surgido en enero de 1975, un año antes de los intentos de Dylan de viajar a la URSS, siendo su promotor el entonces embajador norteamericano en Rusia, Walter Stoessel, según supimos por los documentos secretos publicados por Wikileaks. El plan del gobierno era llevar el rock como arma para socavar el comunismo. Stoessel anunciaba a través de un cable enviado a la administración USA que "el género soul no es popular aquí. Hay que sugerir a la URSS que se dé la prioridad a rock suave, blues-rock o country-rock". Y para ello proponía como artistas bomba a Bob Dylan, Don Mclean, Joni Mitchell, James Taylor, Neil Young, Carly Simon y a Crosby, Still and Nash, además de otros músicos de blues y country rock (ver documento original al final de este reportaje).

Bob Dylan y el poeta Andrei Wooznesensky, en la dacha de éste en Moscu. 1985

Poeta en Moscú; aclamado en Tbilisi.- Minadas y olvidadas las perspectivas de programar un gira por Rusia, Dylan sería invitado en julio de 1985 a un encuentro internacional de poetas celebrado en Moscú. Una reunión que trascendió mínimamente y del que apenas tenemos información. Paul Williams hizo mención muy somera de este encuentro en su libro Dylan años de madurez (2005), sólo para anunciar que Dylan estuvo allí. Por lo demás, la presencia del juglar en Moscú pasa desapercibida, ya que ni siquiera su nombre figuraba en los carteles del encuentro literario. Con el poeta ruso Andrei Wooznesensky, quien le invitó a su dacha, intercambia puntos de vista sobre la poesía, la música y la política de la glásnost que empieza su andadura ese año y recibe de éste las inquietudes de la Unión de Escritores Soviéticos. Dylan llega al estadio Luzhniki y asiste a la lectura de poesía de jóvenes y veteranos escritores para sorpresa de muchos de éstos que desconocen su presencia entre el grupo. Dylan no tiene intención de recitar y tras una breve ausencia para afinar la guitarra, interpreta Blowin' in the wind y A hard rain a gonna fall, dos de sus míticas composiciones de The Freewhelin' (1963).

Dylan en Tbilisi.
De Moscú es conducido a Tbilisi, la capital de la entonces República Socialista Soviética de Georgia, donde es invitado por la Unión de Escritores Oficiales, con algunos de sus miembros mantiene entrevistas e intercambia opiniones. También es centro de interés por sus seguidores. Uno de éstos,  de nombre ,Kakabadze, cuenta que logró conocer a Dylan y hablar con él brevemente tras esperarle en el vestíbulo del hotel donde se alojaba. Según este fan Dylan regresaba aquel día de una excursión fuera de Tbilisi, "me acerqué a él y le dije que me encantaba su música", recuerda. "Hablamos durante cinco minutos, más o menos. Él fue muy educado. A pesar de que se le veía muy cansado, se quedó allí y habló con nosotros, de una manera muy tranquila y agradable". Al día siguiente, Kakabadze y otros amigos le llevaron a Dylan una copia del primer artículo publicado sobre él en la prensa soviética, el músico estaba en el interior del coche a punto de salir. "Nos las arreglamos para pasarle los folios, recuerdo que miró el artículo con gran interés. Obviamente, no podía leerlo, pues no sabe ruso, y luego se lo llevaron". Dylan manifestó en este viaje su deseo de viajar a Odesa, cuna de procedencia de sus abuelos paternos, pero todo apunta a que en esta ocasión no logró su objetivo.


Contenido del cable enviado por el embajador de EEUU en Moscú.

1.  EMBASSY SUGGESTS, FOR DEPARTMENT CONSIDERATION,
FOLLOWING AMPLIFICATION OF PARA 4 REFTEL DISCUSSION OF
POSSIBLE POPULAR MUSIC GROUPS FOR USSRdf TOUR.  BELIEVE
"SOUL" GENRE NOT OF TOP INTEREST HERE, AND SUGGEST PRIORTY
CONSIDERATION BE GIVEN TO "SOFT ROCK", "BLUES/ROCK", OR "COUNTRY
ROCK".  WHILE THIS WOULD BE NEW FOR SOVIET TOUR, AS
WOULD MOST ASPECTS CURRENT MUSIC, BELIEVE TIME RIPE TO MAKE
ATTEMPT.  WHATEVER POPULAR STYLE IS REPRESENTED BY GROUP
FINALLY SELECTED, WE HOPE TOP INDIVIDUALS OR GROUPS (WHO ARE
CREATIVE AND INFLUENTIAL FORCES IN CONTEMPORARY POPULAR
MUSIC) CAN BEAPPROACHED FIRST IN PREFERENCE TO LESSER-KNOWN,
MORE DERIVATIVE ARTISTS.
2.  THESE ARE SOME EXAMPLES; LIST OF COURSE NOT
EXHAUSTIVE:
A.  SOFT ROCK--BOB DYLAN, JAMES TAYLOR, DON MCLEAN, OR
LIMITED OFFICIAL USE
PAGE 02  MOSCOW 00360  101333Z
JONI MITCHELL
B.  BLUES/ROCK--THE ALLMAN BROTHERS BAND, LYNYRD
SKYNRYD, "ATLANTA RHYTHM SECTION", OR RICHARD BETTS
C.  COUNTRY ROCK--POCO, CACTUS, THE NITTY GRITTY DIRT
BAND, OR LEON RUSSELL.
STOESSEL
LIMITED OFFICIAL USE

Read more...

Leibovitz y Dylan, premios Príncipe de Asturias que compartieron su arte en 1978 y 1986


La fotógrafa estadounidense Annie Leibovitz (1949) ha sido galardonada con el premio Príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades 2013 como reconocimiento a una comprometida carrera profesional, en la cual el mundo del rock forma parte visceral de su leyenda artística. Su cámara ha inmortalizado instantes memorables como la gira de los Stones por Estados Unidos y Canadá en 1975 y las últimas horas de vida de John Lennon en diciembre de 1980. La revista Rolling Stone ha sido durante años la plataforma desde la que ha plasmado mundialmente su sensibilidad artística. Desde las portadas en Vanitir Fair y Vogue llevó su fotografía a un concepto personal y único de su comunicación con la opinión pública, sorprendiéndonos, entre otras instantáneas, con la belleza del desnudo de Demi Moore embarazada.

El jurado del premio, presidido por el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, destacó que Annie Leibovitz ha sido "una de las dinamizadoras del fotoperiodismo mundial y es una de las fotógrafas más respetadas de Europa y América". Asimismo, el jurado señaló tras dar a conocer el fallo que "tras una etapa como reportera que finalizó en la Guerra del Líbano, ha firmado decenas de portadas de las revistas más prestigiosas y se ha consagrado con instantáneas y retratos que reflejan una época de la política, la literatura, el cine, la música y el deporte a través de sus protagonistas".
.
Pincha sobre la cámara para ver una selección
 de fotografías de Annie Leibovitz. 

Video sobre Annie Leibovitz con motivo de su exposición
 Vida de una fotógrafa: 1990-2005


Leibovitz y Dylan.- Tras la publicación en 1978 del álbum Street Legal, Leibovitz aportó algunas fotos a la campaña de promoción del disco de Dylan, suya es además la portada del sencillo Baby stop crying/Better talk this over extraído de este álbum, y la sesión fotográfica con la que se ilustró la entrevista que el periodista Jonathan Cott hizo al juglar para la revista Rolling Stone, publicación que tras cerrar su oficina en San Francisco fichó a Leibovitz para su sede en Nueva York en 1977. Posteriormente en 1986 Leibovitz realizó una nueva sesión de fotos a Bob Dylan para la portada y entrevista en esta prestigiosa revista musical. Leibovitz comparte con Bob Dylan haber recibido la alta distinción de la fundación Príncipe de Asturias, cuyo jurado concedió este galardón al juglar en 2007 en la categoría de Arte. Dylan excusó su comparencia el día de la entrega del premio por hallarse de gira, en un comunicado el músico señaló: "Permítanme agradecer al Rey, al príncipe Felipe y a los españoles el haberme concedido el Premio Príncipe de Asturias. Soy consciente del enorme prestigio que este premio proporciona, así como también de la larga lista de ilustres galardonados. Es realmente un gran honor. Lamentablemente, no puedo estar ahí para recibir el premio en persona, pero espero regresar pronto a España para manifestar mi gratitud por este galardón"


Read more...

Bob Dylan canta a Dylan, primer álbum pirata del juglar grabado en España, Gramusic 1975


Callejeaba por Madrid la semana pasada, había dejado la Plaza de Callao y embocando Postigo de San Martín descubrí que en el número 4 tenía abiertas sus puertas La Gramola, una institución en el mundo del vinilo de colección con una segunda tienda en la calle San Bernardo. Era el momento adecuado para echar un vistazo antes del vermut, con anterioridad había estado en el Fnac de Preciados con la desazón de no haber encontrado novedades dylanianas en vinilos de importación y libros. En la Gramola, un local pequeño pero coqueto, los discos están clasificados por autores y en el apartado del juglar sumaban unos quince, casi todos ellos pertenecientes a su primera etapa, pero nada destacable en cuanto a bootleg y otras rarezas, cuando de repente sostengo en mis manos el vinilo Bob Dylan canta a Dylan y pestañeo varias veces para cercionarme que sigo despierto. Extraigo el vinilo y compruebo que los surcos no han sufrido demasiado el paso del tiempo, el precio es una ganga y la cubierta está en buen estado. Llevaba tiempo detrás de este disco, el primer álbum pirata del juglar grabado en España con un material interesante para aquella época de 1975 —apenas había entonces varios títulos en circulación—, por el sello Gramusic, radicado en el polígono industrial de Coslada en Madrid.

Canta a Dylan es copia del álbum Rare Batch of Little Wonder Vol. 2 —a excepción de la portada y trasera— editado en Italia en 1974 por el sello Joker, el cual no llegó a comercializarse en el mercado alternativo español. Una circunstancia que aprovechó Gramusic, que había empezado su andadura manufacturadora en 1971 con álbumes de música popular española y latinoamericana, en contraste con la línea folk del Greenwich Village. En el catálogo de Gramusic destacaban además música de películas, del jazz de Duke Ellington, bandas del Oeste y coetáneo al álbum pirata de Dylan el de Donovan canta a Donovan. Así las cosas, los dylanitas tuvieron en sus manos en 1975 una selección de diez canciones, las más antiguas de ellas grabadas en directo o en sesiones particulares en 1961 y otras extraídas como descartes de los discos The Times they are a-changing y Another side of Bob Dylan en 1963 y 1964, respectivamente. Con autorización de Joker para la grabación de este disco Gramusic se apunta un insólito tanto en la difusión alternativa de la música del juglar en España.

Abre el álbum una singular versión de Stealin', el clásico de la Mephis Jug Band, que junto con las siguientes Hard times in New York (tradicional) y Wade in water (con arreglos de Woody Guthrie), proceden de la cinta pirata Minnesota Tapes, una recopilación imprescindible de sus primeras interpretaciones. Dos descartes de Times y Another, las canciones That's allright, mama (de Arthr Cruchup y popularizada por Elvis Presley) y New Orleans Rag (cut out), respectivamente cierran esta cara A del elepé. Me agrada escuchar el blues Wade in water, un tradicional cántico negro que Guthrie popularizó, un tema además que ha permanecido inédito hasta que en 2001 se incluyó en el álbum Live 1961-2000, editado sólo en Japón. De la cinta de Minnesota se extraen además las canciones Baby let me follow you down (de Eric Van Schmidt), UD Blues (de Guthrie) y una espléndida Cocaine Blues (Gary Davis) incluidas en el cara B del vinilo, junto con el descarte Suze (de Times) y All over you (escrita erróneamente en el álbum como If I could do it all over), una composición propia que Dylan interpreta en el Gerde's Folk City de Nueva York en 1963, extraída de las cintas de Gil Turner y que en 2010 se incluyó en el Bootleg Series volumen 9 Witwark Demos.

Escucha aquí Cocaine blues extraído de este álbum pirata.


Una portada inspirada en el póster de Milton Glaser.-  La portada del disco Bob Dylan canta a Dylan está inspirada en el cartel que el ilustrador neoyorquino Milton Glaser realizó a petición de John Bery, director artístico de Columbia Records, para su incorporación como póster en el primer recopilatorio de grandes éxitos del juglar publicado en 1967. El cartel —imagen de la derecha— es de una gran sencillez donde destaca por su originalidad (fue adjetivado de psicodélico) por el caleidoscopio de colores en semejanza a los póster alusivos al mundo del rock que circulaban en San Francisco en los años sesenta. El cartel de Dylan llegó a tener una edición de más de cinco millones de ejemplares y es hoy uno de los más conocidos de Glaser, quien se inspiró para su creación en el autorretrato de Marcel Duchamp (imagen de la izquierda) de 1957. Milton Glaser ha desarrollado su trabajo artístico, además de sus portadas para discos y libros, en las revistas Paris Match, Esquire y Village Voice, entre otras.

Read more...
Este es un blog de información y divulgación de la música, la literatura y otras expresiones artísticas de Bob Dylan. Fue creado el 15 de enero de 2009, sin ánimo de lucro, con el fin de que la obra de este artista estadounidense sea conocida por las nuevas generaciones.

Visitas al blog

Correo electrónico

Correo electrónico
lagranjademaggiebobdylan.hotmail.es

Vuestros comentarios

Dylanitas

Derechos de autor

Si queréis reproducir parte o la totalidad de algunas de las informaciones que contiene este blog podéis hacerlo sin necesidad de solicitar permiso, aunque no estaría mal que citáseis la procedencia. Las fotografías, pinturas, grabados, vídeos y letras de las canciones son propiedad de sus autores.

  ©Template by Dicas Blogger.